¿Somos auténticos?

por | Dic 18, 2018 | Amistad, Amor, destacada 1, Motivación, Pareja, Reflexiones, Relaciones, Valores, Vida | 1 Comentario

  

Como nos aferramos a lo que nos gustaría que fuera. A lo que creemos o pensamos de otros o simplemente lo que nos gustaría que fueran. Solo vemos el reflejo de nuestro interior pero no lo que verdaderamente son las otras personas. Nos cuesta ver y comprender la verdadera alma de cada persona pero no es solo nuestra culpa. Cada persona guarda en su interior secretos, miedos, dolor, frustración y cosas sin resolver del pasado. Somos un mar tan rico y tan profundo que es difícil que en solo una vida podamos conocer verdaderamente a una persona. Cuantas cosas guardamos, callamos, cuantas máscaras diferentes dependiendo de la situación, lugar o persona que tenemos delante utilizamos.
Cuanta diversidad alberga una persona en su interior.

  

Y me pregunto si es tan sencillo o tan sumamente difícil ser y mostrarnos tal y como somos. ¿Por qué no lo hacemos?.

Albergamos tantos miedos e inseguridades, desconfianza y tantas cosas que nos limitan que nos avergüenzan que nos creamos una imagen, un personaje o varios para cada momento de nuestras vidas.

El EGO, ese que tantas veces aparece, esa voz que mantiene el orgullo por encima de la verdad y de los demás.

¿Por qué intentamos mostrar una imagen perfecta a los demás?, ¿por qué nos importa tanto lo que piensen o digan de nosotros?, ¿qué sentido tiene crear una falsa identidad, un falso personaje a otros y esconder tu verdadero YO?.

No confiamos en los demás, tememos ser juzgados, que nos menosprecien, que seamos apartados, que nos critiquen, que nos desprecien, que no nos valoren y un largo etc. Pero acaso importa la opinión de alguien que no sabe respetar, mirar con amor, que hace todas estas cosas en vez de comprender, ver la belleza de tu alma, las cosas positivas, tu potencial y no juzgarte por tu pasado o presente, por tus decisiones, miedos o simplemente por tu viaje tan duro o tan fácil.

  

No he conocido a nadie que no albergue algún miedo, que no se haya equivocado alguna vez; más bien nos equivocamos muchas veces y constantemente. No he conocido persona que no guarde algún dolor, tristeza, cosas que le gustaría cambiar de su pasado o que nunca hubieran ocurrido, aprendizajes y mensajes erróneos adquiridos de nuestro entorno y de la familia que nos condicionan y nos hace ser lo que somos y como actuamos.

A todos nos unen las cicatrices, los miedos, los momentos de dolor, los momentos de felicidad, la pasión por algo, la alegría, EL AMOR.

 

Si todos somos imperfectos, si cada uno llevamos nuestras cicatrices, si cada uno estamos hechos de pedazos que han sido pegados, de partes incompletas, perdidas, deterioradas y envejecidas, ¿por qué no nos mostramos tal y como somos?.

No es más fácil, mas sencillo, natural, integro y verdadero mostrarnos con esas cicatrices y defectos. Quizá ya no tendríamos que fingir, que ponernos la máscara y podríamos ser auténticos y sobre todo LIBRES.

¿Por qué nos avergonzamos de nuestro pasado?, solo te avergüenzas de las cosas que aún no has resuelto, perdonado o aceptado, cuando aún no lo has liberado y te sigue destruyendo por dentro. Es un trabajo y un proceso que tiene su tiempo, a veces es más largo y tedioso y otras mucho más simple pero cada uno estamos en nuestro propio momento, proceso y tiempo. 

 

Algún día llegaremos al grado de inteligencia, conocimiento, sabiduría, responsabilidad y madurez para dejar de juzgar, criticar y mirar con superioridad a la persona que tenemos delante. Podremos vencer a nuestro EGO y mirar a la otra persona sin pensar en lo que es o no es. Con cariño, amor, respeto, valorándola simplemente por el hecho de ser una persona que vive y camina como puede con sus circunstancias y sus capacidades. ¿Qué más da en que grado de evolución se encuentre, que más da sus defectos, que más da sus miedos o errores, ¡¡QUE MÁS DA!!. La pregunta es, ¿qué nos enseña esta persona y qué podemos enseñarle?, ¿qué recibimos y que damos?.  Acaso esto no es la esencia de la interactuación con otras personas.

Si solo alcanzamos a ver lo que esta en nosotros de la otra persona, si cuesta dejar la mente en blanco y hacer una escucha activa sin imponer nuestros pensamientos, nuestra experiencia y modo de ver la vida, ¿Por qué juzgamos si lo que vemos del otro esta condicionado por nuestro pensamiento, forma de ser, cultura, etc?.

 

 

¿Llegara el día en que podamos mostrarnos tal y como somos, entendernos y comprendernos?. 

¿Llegara algún día el cual comprendamos que todos somos iguales y compañeros de un viaje llamado vida?. 

¿Comprenderemos que el viaje es mucho más confortable si lo hacemos acompañándonos ayudándonos los unos a los otros dando lo mejor de nosotros mismos?.

 

Sagrario Rodríguez.

 

Imagen de freepic

1 Comentario

  1. Clara Gomez

    Un poco pesimista Sagra. Pero como siempre magistral.
    Estamos en el camino, hablo en general, pero claro, luego existen esas excepciones……. que se hacen tan visibles. Un beso y sigue …….

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.
es Spanish
X