La montaña rusa del amor

por | Dic 6, 2021 | Amor, Pareja, Reflexiones, Relaciones | 0 Comentarios

26/10/2021

Escucho esta magnifica versión que expresa con tanto sentimiento Mon Laferte – La nave del olvido y empiezo a descodificar la letra.

“Espera un poco un poquito más para llevarte mi felicidad… me moriría si te vas”.

¿Por qué responsabilizamos al otro de nuestra felicidad y le damos el poder de cómo nos sentimos?. ¿Acaso no somos nosotros mismos responsables de nuestra propia felicidad?. ¿Por qué cedemos el poder a otros de nuestra vida y de nuestros sentimientos?.

No nos responsabilizamos de nuestra vida, de nuestras decisiones y de lo que sentimos y preferimos culpar al otro por no darnos lo que esperábamos o haga lo que queremos.

El hacernos cargo de nuestra existencia es nuestra responsabilidad y unas de las pruebas es aprender a desapegarnos.

Preguntaron una vez cuando dejara de doler decir adiós a alguien y desapegarte de esa persona. Siempre dolerá pero aceptarás y el tránsito cada vez será más fácil.

También escuchando esta canción me vino al pensamiento el miedo al amor, ese que a veces tenemos a que nos hagan daño, la decepción, al final…

Y pienso que sería la vida sin esa montaña rusa de sensaciones cuando rozas el cielo y cuando estás abajo. Que insulsa sería la vida si siempre nos mantuviéremos en el suelo sin movernos en un estado de confort sin sensaciones y emociones.

Siente el viento cuando estés arriba; la adrenalina que recorre por todo tu cuerpo y te hace sentir tantas sensaciones maravillosas y cuando estés en las profundidades recuerda que es porque algo te importo y agrede la experiencia, suelta y aprende a desapegarte. Siempre dolerá decir adiós pero vendrán nuevos holas.

La vida es un parque de atracciones. Tú decides si te quedas en la puerta, pagas la entrada y pasas, en qué atracción te montas y cuando decides irte.

A veces la temporada del parque acaba, ve al cine, a una obra de teatro a una ruta por la montaña…

Hay muchas formas de vivir y amar aunque nos hayan vendido que solo existe una y con un fin.

Cada persona es diferente y las sensaciones y experiencias siempre serán distintas. A cada persona la amamos de una manera. El amor tiene muchas formas y expresiones. Perdura una parte, un trocito en nuestro corazón que guardamos como símbolo de lo vivido y para con el tiempo recordar con cariño aquellos momentos bonitos y a la persona con aceptación de tal y como es.

Si quieres experimentar exactamente las mismas sensaciones no puedes buscar en otro lugar o otras personas, tendrás que volver a lo mismo pero ahí está la trampa. Queremos solo estar arriba en la montaña rusa y no descender. Aquí entra el momento de sopesar los pros y contras. Y de tomar una decisión.

Yo nunca volví atrás, quizás porque los contras ganaron. Porque sus formas de amor no fueron suficientes o la que yo buscaba. Quizás porque yo ya no era la misma porque a cada paso me voy transformando en una persona nueva, diferente más acorde a mi verdadero YO.

Quizá sea porque mi inquietud por lo desconocido, a nuevas experiencias y sensaciones. O quizá sea que he entendido que cada momento y persona es la adecuada en ese momento para mostrarme algo, enseñarme, sanar heridas, cambiar patrones o lo que sea que vino a reflejarme y cuando el trato entre almas se cumple llega la hora de que los caminos se separen.

Ese trato a veces es para acompañarnos toda la vida, años, meses o tan solo unas horas. O otras veces la relación se transforma en amistad o algo nuevo y diferente.

Un día pregunté a un amigo desde mi ignorancia porque todos mis exs en algún momento o varios habían intentado volver conmigo aunque incluso hubieran pasado años pensando que era lo normal en los hombres y al a mi no sucederme pensaba que era algo de las mujeres, no se porque tenía esta falsa creencia.

Su repuesta fue que los hombres no siempre quieren volver con sus exs, de hecho muchas veces no querían. Y me dijo que eso decía mucho de mi.

Aquello me hizo pensar que lo que somos y damos tarde o temprano se acaba valorando y no depende del sexo femenino o masculino sino de las personas que somos.

Cada experiencia y persona conforma el libro de aventuras de nuestra vida donde los escenarios y capítulos son diferentes pero al final lo convierte en una gran historia.

¿Vives tu vida con intensidad o el miedo te mantiene en una jaula de cristal desde donde ves el mundo pero no lo experimentas?.

¿Estás dispuest@ a pagar la entrada y montarte en la montaña rusa, dar al play y que comience el Rock & Roll?🎢🌶🤟😉

Sagrario Rodríguez Potenciano

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.
es Spanish
X